Inicio Notas de Prensa

Novedades

ARTICULOS DE PRENSA

Lunes, 13 de Noviembre de 2017 12:26

 13 DE DICIEMBRE 2017 DIARIO CORDOBA

«El coro goza de buena salud, pero la lírica es inexistente»
José María Luque, director del Coro de Ópera de Córdoba

 

José María Luque, en un descanso de los ensayos del Coro de Ópera. - A.J. GONZÁLEZ
 
José María Luque, en un descanso de los ensayos del Coro de Ópera. - A.J. GONZÁLEZ
Carmen LozanoCarmen Lozano
13/11/2017
Tiene 38 años, por lo que apenas tenía 8 cuando el Coro de Ópera de Córdoba que ahora dirige daba sus primeros pasos en una época en la que la lírica estaba más presente en la ciudad. A pesar de la crisis que desde hace años invade especialmente al mundo de la cultura, esta agrupación coral, que celebra este año su treinta aniversario, sigue teniendo un importante peso en la ciudad, siendo elogiada por propios y extraños cada vez que sale al escenario. Y no solo pisa las tablas de los teatros, ya que también ha salido de sus habituales espacios para acercarse al ciudadano, como hace en Viana con Un musical de palacio o El burlador de palacio. Pese a que toca varios instrumentos y nunca ha parado de estudiar música, su gran pasión, dirigir a esta formación coral desde hace dos años y a la que pertenece desde hace 13 colma sus expectativas y hace sentir «muy orgulloso» a este barítono de Montilla.
-Se cumplen treinta años de una aventura musical que comenzó en 1987 bajo el nombre de Coro Titular del Gran Teatro. ¿Cómo ha visto su evolución?
-El Coro Titular del Gran Teatro tiene una amplia historia y surgió en 1987 como una necesidad tras la reinauguración del Gran Teatro, después de diez años cerrado por obras, para atender a toda la temporada lírica que la ciudad siempre ha tenido. En aquel momento solo existían dos coros estables más en España y era el primero de Andalucía. Treinta años son muchos años, y a lo largo de ellos ha tenido periodos de mayor o menor proyección, sobre todo fuera de Córdoba. Actualmente, goza de buena salud, está formado por 80 personas, pero las circunstancias de la cultura en España tampoco acompañan a este tipo de agrupaciones. La temporada lírica de Córdoba ahora no es la que solía tener, pero no es un problema que afecte solo a Córdoba y a este coro, que sigue gozando de un gran prestigio.
-Llegar a su 30 aniversario ya es un hecho importante, pero, ¿cuáles han sido sus grandes hitos?
-Podemos comenzar por el estreno en Córdoba de la primera ópera, Carmen, en 1990. También fue un hito importantísimo la inauguración, en 1991, del Teatro de la Maestranza de Sevilla, con cantantes de la talla de Plácido Domingo, Monserrat Caballé, Alfredo Kraus, Teresa de Berganza, José Carreras y Pedro Lavirgen. En 1996, inauguró el Teatro Villamarta de Jerez, y también fue muy significativa su participación en una película sobre la vida María Callas, en la que el coro fue un intérprete más.
-¿Cree que en Córdoba falta una temporada lírica?
-Córdoba siempre ha tenido una gran tradición lírica, tanto de ópera como de zarzuela, pero ahora apenas se programa una ópera al año. Es una pena que las instituciones, seguramente por falta de fondos, no creo que de interés, no lo hagan. La Semana Lírica, que era de una gran tradición en la ciudad, poco a poco se fue perdiendo. Mientras que el coro goza de muy salud, la lírica es prácticamente inexistente, lo que hace que su actividad se cubra con otro tipo de estilos musicales.
-En su repertorio hay mucho más que ópera. ¿Tienen voces para hacer todo lo que se propongan?
-Sí, tiene una plantilla de 80 personas y podemos hacer cualquier tipo de repertorio.
-Orquesta y coro son un buen tándem para una ciudad. ¿Cree que se explota suficientemente este privilegio?
-Debería potenciarse y utilizarse mucho más por parte de las instituciones. La cultura es la esencia de un pueblo, pero vivimos tiempos convulsos en los que la cultura, probablemente, haya pasado a un segundo o tercer plano no solo en nuestra ciudad. Prima otro tipo de ocio.
-En los últimos años les hemos visto más cerca del público pisando tablas más allá de un teatro. ¿Para quién es más ventajoso este tipo de acciones, para el coro o para el público?
-El coro tiene que estar abierto a atraer a todo tipo de público. Siempre se relaciona la música clásica con una determinada franja de edad más bien avanzada, y eso es un error. Salir de ese público, pisar otros escenarios o desarrollar otros repertorios, como lo que hacemos en el Palacio de Viana, es bueno para atraer a otro tipo de público. Eso es bueno para la música en general.
-¿Qué perfil tienen sus componentes?
-La mayoría son estudiantes de canto o con la carrera terminada, pero laboralmente cada uno tiene sus ocupaciones. Todos adoran el canto, porque si no fuera así no se aguantaría. Por ejemplo, para una ópera podemos estar encerrados en el Gran Teatro 20 días una media de tres o cuatro horas de ensayos de escena.
-No debe ser fácil compaginar ensayos y actuaciones con los respectivos trabajos de cada uno de ustedes.
-Así es. Pero de nuestro coro han salido grandes cantantes como Pablo García López, Carmen Blanco, Auxiliadora Toledano, Marcos Santiago o Juan Luque. Eso es un orgullo para nosotros.
-Siempre que han intervenido en una producción han cosechado todos los elogios, pero, ¿qué le gustaría a usted que ocurriera con este coro? ¿Llegar a ser profesional?
-Más que llegar a ser profesional, me gustaría que Córdoba y sus instituciones apuesten por su coro, que está a su disposición y que lleva 30 años luchando, a pesar de todas las adversidades. Gozamos de buena salud y queremos seguir siendo el coro referente en la ciudad y también fuera de ella tiene una importante fama, además de poseer una historia y una calidad.
-¿Qué ha significado la tutela de Cajasur para esta agrupación?
-El mecenazgo es un sistema necesario. El sostén económico público de este tipo de agrupaciones es difícil, lo que hace que entidades privadas y ligadas a la cultura como Cajasur aporten la posibilidad más que importante de poder solventar ciertos gastos, como la sede, el piano, etcétera. Y estamos muy agradecidos.
-Usted es un apasionado de la música y toca varios instrumentos además de cantar. ¿Está donde le gusta?
-Por supuesto. La música es mi vida, aunque suene a tópico, y es lo que me lleva a ser realmente feliz. Poder estar dirigiendo a una entidad como esta, de gran trayectoria y envergadura, para mí es un orgullo. Interpretar música es increíble, pero dirigir una masa vocal o de instrumentos es maravilloso porque se extrapola del manejo de los instrumentos.
-¿Cómo van a celebrar este cumpleaños?
--Con un concierto en el Teatro Góngora el 1 de diciembre que será una importante gala de ópera y zarzuela, en la que habrá alguna sorpresa de personalidades que se han querido sumar a nuestro aniversario y que en algún momento han tenido relación con nuestro coro. Invito a todos los cordobeses a pasar un rato maravilloso y a que celebren con nosotros este aniversario.
 
 

 

 

ARTICULOS DE PRENSA

Lunes, 13 de Noviembre de 2017 12:26

 13 DE DICIEMBRE 2017 DIARIO CORDOBA

«El coro goza de buena salud, pero la lírica es inexistente»
José María Luque, director del Coro de Ópera de Córdoba

 

José María Luque, en un descanso de los ensayos del Coro de Ópera. - A.J. GONZÁLEZ
 
José María Luque, en un descanso de los ensayos del Coro de Ópera. - A.J. GONZÁLEZ
Carmen LozanoCarmen Lozano
13/11/2017
Tiene 38 años, por lo que apenas tenía 8 cuando el Coro de Ópera de Córdoba que ahora dirige daba sus primeros pasos en una época en la que la lírica estaba más presente en la ciudad. A pesar de la crisis que desde hace años invade especialmente al mundo de la cultura, esta agrupación coral, que celebra este año su treinta aniversario, sigue teniendo un importante peso en la ciudad, siendo elogiada por propios y extraños cada vez que sale al escenario. Y no solo pisa las tablas de los teatros, ya que también ha salido de sus habituales espacios para acercarse al ciudadano, como hace en Viana con Un musical de palacio o El burlador de palacio. Pese a que toca varios instrumentos y nunca ha parado de estudiar música, su gran pasión, dirigir a esta formación coral desde hace dos años y a la que pertenece desde hace 13 colma sus expectativas y hace sentir «muy orgulloso» a este barítono de Montilla.
-Se cumplen treinta años de una aventura musical que comenzó en 1987 bajo el nombre de Coro Titular del Gran Teatro. ¿Cómo ha visto su evolución?
-El Coro Titular del Gran Teatro tiene una amplia historia y surgió en 1987 como una necesidad tras la reinauguración del Gran Teatro, después de diez años cerrado por obras, para atender a toda la temporada lírica que la ciudad siempre ha tenido. En aquel momento solo existían dos coros estables más en España y era el primero de Andalucía. Treinta años son muchos años, y a lo largo de ellos ha tenido periodos de mayor o menor proyección, sobre todo fuera de Córdoba. Actualmente, goza de buena salud, está formado por 80 personas, pero las circunstancias de la cultura en España tampoco acompañan a este tipo de agrupaciones. La temporada lírica de Córdoba ahora no es la que solía tener, pero no es un problema que afecte solo a Córdoba y a este coro, que sigue gozando de un gran prestigio.
-Llegar a su 30 aniversario ya es un hecho importante, pero, ¿cuáles han sido sus grandes hitos?
-Podemos comenzar por el estreno en Córdoba de la primera ópera, Carmen, en 1990. También fue un hito importantísimo la inauguración, en 1991, del Teatro de la Maestranza de Sevilla, con cantantes de la talla de Plácido Domingo, Monserrat Caballé, Alfredo Kraus, Teresa de Berganza, José Carreras y Pedro Lavirgen. En 1996, inauguró el Teatro Villamarta de Jerez, y también fue muy significativa su participación en una película sobre la vida María Callas, en la que el coro fue un intérprete más.
-¿Cree que en Córdoba falta una temporada lírica?
-Córdoba siempre ha tenido una gran tradición lírica, tanto de ópera como de zarzuela, pero ahora apenas se programa una ópera al año. Es una pena que las instituciones, seguramente por falta de fondos, no creo que de interés, no lo hagan. La Semana Lírica, que era de una gran tradición en la ciudad, poco a poco se fue perdiendo. Mientras que el coro goza de muy salud, la lírica es prácticamente inexistente, lo que hace que su actividad se cubra con otro tipo de estilos musicales.
-En su repertorio hay mucho más que ópera. ¿Tienen voces para hacer todo lo que se propongan?
-Sí, tiene una plantilla de 80 personas y podemos hacer cualquier tipo de repertorio.
-Orquesta y coro son un buen tándem para una ciudad. ¿Cree que se explota suficientemente este privilegio?
-Debería potenciarse y utilizarse mucho más por parte de las instituciones. La cultura es la esencia de un pueblo, pero vivimos tiempos convulsos en los que la cultura, probablemente, haya pasado a un segundo o tercer plano no solo en nuestra ciudad. Prima otro tipo de ocio.
-En los últimos años les hemos visto más cerca del público pisando tablas más allá de un teatro. ¿Para quién es más ventajoso este tipo de acciones, para el coro o para el público?
-El coro tiene que estar abierto a atraer a todo tipo de público. Siempre se relaciona la música clásica con una determinada franja de edad más bien avanzada, y eso es un error. Salir de ese público, pisar otros escenarios o desarrollar otros repertorios, como lo que hacemos en el Palacio de Viana, es bueno para atraer a otro tipo de público. Eso es bueno para la música en general.
-¿Qué perfil tienen sus componentes?
-La mayoría son estudiantes de canto o con la carrera terminada, pero laboralmente cada uno tiene sus ocupaciones. Todos adoran el canto, porque si no fuera así no se aguantaría. Por ejemplo, para una ópera podemos estar encerrados en el Gran Teatro 20 días una media de tres o cuatro horas de ensayos de escena.
-No debe ser fácil compaginar ensayos y actuaciones con los respectivos trabajos de cada uno de ustedes.
-Así es. Pero de nuestro coro han salido grandes cantantes como Pablo García López, Carmen Blanco, Auxiliadora Toledano, Marcos Santiago o Juan Luque. Eso es un orgullo para nosotros.
-Siempre que han intervenido en una producción han cosechado todos los elogios, pero, ¿qué le gustaría a usted que ocurriera con este coro? ¿Llegar a ser profesional?
-Más que llegar a ser profesional, me gustaría que Córdoba y sus instituciones apuesten por su coro, que está a su disposición y que lleva 30 años luchando, a pesar de todas las adversidades. Gozamos de buena salud y queremos seguir siendo el coro referente en la ciudad y también fuera de ella tiene una importante fama, además de poseer una historia y una calidad.
-¿Qué ha significado la tutela de Cajasur para esta agrupación?
-El mecenazgo es un sistema necesario. El sostén económico público de este tipo de agrupaciones es difícil, lo que hace que entidades privadas y ligadas a la cultura como Cajasur aporten la posibilidad más que importante de poder solventar ciertos gastos, como la sede, el piano, etcétera. Y estamos muy agradecidos.
-Usted es un apasionado de la música y toca varios instrumentos además de cantar. ¿Está donde le gusta?
-Por supuesto. La música es mi vida, aunque suene a tópico, y es lo que me lleva a ser realmente feliz. Poder estar dirigiendo a una entidad como esta, de gran trayectoria y envergadura, para mí es un orgullo. Interpretar música es increíble, pero dirigir una masa vocal o de instrumentos es maravilloso porque se extrapola del manejo de los instrumentos.
-¿Cómo van a celebrar este cumpleaños?
--Con un concierto en el Teatro Góngora el 1 de diciembre que será una importante gala de ópera y zarzuela, en la que habrá alguna sorpresa de personalidades que se han querido sumar a nuestro aniversario y que en algún momento han tenido relación con nuestro coro. Invito a todos los cordobeses a pasar un rato maravilloso y a que celebren con nosotros este aniversario.
 
 

 

   

Conforme a los estándares
XHTML 1.0 · CSS 2.1 · WAI-AA